Año nuevo: Mis deseos para 2018

Las viejas costumbres dicen que para tener un año próspero debemos seguir específicas tradiciones típicas del lugar, tradición o religión donde nos encontremos cuando el reloj marque las 12:00 de la noche, por ejemplo: para disfrutar de una próspera suerte hay que besar a su pareja en nochevieja, bailar alrededor de un árbol o dar tres saltos con una copa de champán en la mano. para disfrutar de mejor salud debemos tomar agua, para el amor y el dinero debemos colocarnos ropa interior amarilla o roja… Debemos contar dinero para que no nos falte durante el año, y debemos salir de nuestra casa con una maleta si deseamos viajar. Para alejar las enfermedades debemos usar ropa blanca y comer las famosas doce uvas para que nos vayan bien los proximos mes.

El paso a un año nuevo es el momento en que florecen en todas las culturas las supersticiones y los ritos para atraer la suerte y conjurar nuestro destino y el de nuestros seres queridos. Es el mito del eterno retorno de la esperanza en un nuevo comienzo. Mientras que algunas personas piensan que haciendo todas estas cosas nuestras vidas cambiarán y mejorarán. otras se dedican a sacrificar animales para contentar a su Dios, o maquillan los ojos para impedir a los malos espíritus que entren en los ojos…

Uno puede poner su confianza en todas estas ceremonias, sin embargo, estas creencias, supersticiones, fueron creadas por el ser humano y no tienen absolutamente nada que ver con la realidad, son tradiciones folklóricas culturales o religiosas que pasan de generación en generación para convertirse en verdaderos patrimonios espirituales – porque si estás acostumbrado a realizar algunas de estas práctica y te fue bien, puede ocurrir que un otro año sucedan situaciones confusas y graves que no esperabas, entonces qué pasará con tu infalible ritual, al que tanto estabas aferrado?… realmente pienso que la mayoría de nosotros ponemos nuestra confianza y esperanzas en rituales y costumbres equivocadas olvidando así lo que realmente marca la diferencia tanto física como espiritual.

Por eso… este nuevo año no lo empieces confiando en la suerte, en un amuleto, un ritual o una creencia humana… sino que prefiero primero comenzar este año agradeciendo a Dios por las bendiciones recibidas, a pesar de las diferentes y duras pruebas que hayamos atravesado, estas nos servirán para comenzar un nuevo año con más sabiduría, ánimo y fortaleza… y ultimo pero sin duda no menos importante pienso que después de todo lo que la humanidad ha sufrido este año es el momento de comenzar a trabajar en un cambio tangible. Hoy en día, el mundo definitivamente no es un paraíso. El hambre, el abuso, el acoso, las interminables guerras, la pobreza, las enfermedades, la contaminación y la violencia son muy comunes. El mundo nunca ha sido ni será perfecto, ¡pero eso significa que hay mucho espacio para mejorar! Por eso pienso que para ayudar a crear un mundo mejor para el futuro necesitamos mejorarnos a nosotros mismos. Y no es tan difícil como piensas. Por eso, mis costumbres y rituales que voy a practicar este año para lograr la felicidad, tranquilidad y humildad serán las siguientes:

  • Reflexionar y orar. Sea cual sea la concepción que uno tenga de Dios, es importante dedicar tiempo a vivir y a pensar sobre nuestra espiritualidad y cómo podemos mejorar nuestro paso por el mundo y preparanos a lo que nos espera despues de esta vida?
  • Compartir tiempo y actividades con quienes uno ama y en mi caso serian mi familia, mi linda mujer y mi preciosa hija. Se nos va la vida corriendo, y nos percatamos tarde de que tenemos gente que nos ama y a quienes muchas veces descuidamos. Con la “madurez” no tenemos tiempo para compartir con nuestros papás, por ejemplo. Ellos nos cuidaron y durante nuestra infancia y adolescencia estuvieron permanentemente a nuestro lado, pero hoy son “familiares de domingo” y a veces ni eso. Nada cuesta sacarlos a almorzar o, mejor aún, llegar a la casa y prepararles un rico almuerzo, conversar y recordar los inolvidables momentos de los que tanto hemos disfrutado.
  • Ofrécernos como voluntarios o donar parte de nuestro dinero a organizaciones benéficas que defienden tanto los animales al igual que los humanos.
  • Apoyar el bienestar animal. Toda la vida debería ser apreciada si la humanidad quiere avanzar en la búsqueda de una sociedad espiritualmente equilibrada. Ten en cuenta que la mayor parte del sufrimiento animal le sucede a los animales de granja, no a las mascotas. La mayoría de las personas olvidan esto, ya que no pueden ver a los animales que comen. Considera volverte vegetariano: es saludable, ayuda al ambiente, reduce el sufrimiento animal ¡y en realidad podría ser más barato! Si no puedes imaginar ser vegetariano, comer menos carne también funciona. Recuerda, no tiene que ser una decisión de todo o nada.
  • Donar sangre. Imaginate estar en una situacion critica en la cual necesitas sangre para sobrevivir. Como de agradecido te sentirias a la persona que te donaria su propia sangre para salvarte tu vida en ese especifico momento? Seamos esas personas que donan su sangre para salvar la vida de los demas.
  • Ser un defensor de los derechos humanos y de los derechos de los animales. Habla de las injusticias en el mundo y haz que tus amigos se involucren también. Organiza debates en las redes sociales para mejorar la situacion beneficiaria escogida.
  • Ser un donador de órganos. No necesitaremos nuestros órganos cuando estemos muerto, así que ¿por qué no dárselos a alguien que pueda usarlos? Salvemos la vida de hasta 8 personas al poner tu nombre en el registro de donadores de órganos en nuestro país.
  • Reciclar. Cualquiera puede reciclar y hoy en día casi todo es reciclable, desde papel periódico y plástico, hasta computadoras y celulares viejos.
  • Reducir nuestro impacto en el planeta. Podemos facilmente reducir nuestro impacto dañino en el planeta por ejemplo al usar el transporte público siempre que sea posible, reusar artículos y materiales cuando podamos, usar productos verdes, comprar comida y artículos locales (apoyando a la economía local) y conservar recursos como el agua.
  • Participar en una cadena de favores. Podemos ayudar a otros haciendo una “cadena de favores”. Simplemente hagamos algo bueno por 3 personas (o, de preferencia, a más y sin límite) sin que nos lo pidan, y a cambio, pedirles que hagan lo mismo por otras 3 personas, y así sucesivamente. ¡Imagina si todos siguieran esta cadena y qué clase de mundo sería!
  • Leer más y ver menos televisión. A mí me gusta acompañar la lectura con música. Hay quienes solo pueden en completo silencio. Con la clase de basuras a que nos somete la “caja tonta”, es mejor optar por un buen libro, artículo o documental aunque sea por internet.
  • Hacer lo que realmente deseamos. Yo, por ejemplo, escribo este blog. No es perfecto, ni siquiera podría decir que es bueno. Pero al menos lo hago con cariño y le dedico tiempo, como a todo lo que merece la pena en esta vida.

Le invito a aportar su granito de arena para que todos juntos disfrutamos de un mundo en el donde cabe cada uno de nosotros, hombres como animales y en donde se respetan todos nuestros derechos.

Es mi deseo que comiences el 2018, junto a tu familia dando gracias a Dios por todos esos proyectos y anhelos, que si están dentro de Su voluntad, ten por seguro que se harán realidad.

Enthusiastic, diligent, self-motivated, and a result orientated team player with focus on digital marketing, and marketing, web design and development, network, security and system/server administration.

Leave a Reply